Muy bien, entonces ya te animaste a crear tu propio blog en WordPress, pero no sabes qué es WordPress. Me gusta tu disposición, pero recuerda que aquello de que “la intención es lo que cuenta” no aplica en todos los casos, menos en la web. Seguramente tienes la idea rondándote desde hace mucho tiempo y son cada vez más tus amigos que te dicen: “Vamos, abre tu propio blog en WordPress, es facilito”. Y tú confiando y sonriente les haces caso.

Primero te tomas un tiempazo eligiendo un nombre que nadie haya usado (primera difícil tarea), luego creas el concepto que definirá tus contenidos y el usuario al que irá dirigido y entonces te metes en www.wordpress.org y te dan la bienvenida “a una plataforma semántica de publicación gratuita”. Tú sigues sonriente dispuesto a aprovechar esa herramienta y ves entre los links uno que dice “Temas”, en inglés “Themes”. Ajá. ¿En qué piensas? La globalización, el cine, el debate político y el oso frontino.

Más que mil palabras

Sí ya sé, eso de “una imagen dice más que mil palabras” te suena trillado y hasta pesado si has recibido últimamente la elocuente “señal del dedo”. Desde el concepto más básico, el tema es aquello sobre lo que hablas. Eso en lo que piensas cada vez que quieres abordar a la vecina o el vecino al que no hallas cómo entrarle en el ascensor. “Hace calor, ¿verdad?”.

Pues bien, en la web y, especialmente, en WordPress el “tema” agrupa los elementos gráficos que definen la apariencia de tu blog, página web o aplicación. Se trata pues de una configuración visual. De manera que, de momento, olvídate del clima. Seguramente lo has visto en tu dispositivo móvil, la opción “temas” te da opciones de “tapices” de tu pantalla de inicio. ¿Por qué le pusieron “tema” en lugar de tapiz? Habría que discutirlo con WordPress, Bill Gates y afines antes de pensar en la señal del dedo.

Retomando la idea, un tema en WordPress es la manera en la que vamos a mostrarnos al mundo; nos permite personalizar las fuentes de los textos y su tamaño, los colores del texto, el de los links y el fondo de la página, entre otros elementos. ¿Qué puede ayudarte a escoger tu tema? El que se adecue a las necesidades de tu audiencia o nicho. Hay, por ejemplo, “temas” en WordPress que facilitan la publicación de imágenes, otros más idóneos para colgar videos y otros en los que, finalmente, predomina más la palabra.

De padre a hijo

Todo suena muy sencillo, ¿verdad? Pues bien. El “tema” es que WordPress en su página de inicio te da opciones de muchos temas, pero pocos son los sitios web que te explican la funcionalidad de los mismos. De manera que voy a intentarlo. WordPress Theme Framework es un término con el que seguramente te toparás mientras escoges tu tema. Traducido al español no es otra cosa que el Eje Temático de tu página en WordPress, más concretamente el término Framework alude a la estructura interna de tu tema definido en WordPress, del núcleo a partir del cual construyes los contenidos de tu blog. Pongámonos técnicos sin llegar a niveles Sheldon Cooper de The Big Bang Theory.

WordPress Theme Framework o “Tema” en WordPress es una biblioteca de códigos empleada para facilitar el desarrollo de un tema establecido. Anteriormente, actualizar un tema en WordPress generaba pequeños desastres como la pérdida del estilo gráfico empleado. La cosa era más complicada que un simple “copiar y pegar”. ¿Qué hizo WordPress? Creó los Temas Padres y el Tema Hijo. Qué bonito, ¿verdad? Suena a Plaza Sésamo. Pero no es un juego de niños, así que, por favor, presta atención.

El “Tema Padre” o Parent Theme es el llamado también “Tema Activo”, el aspecto que escogimos para nuestro blog. Anteriormente, modificarlo era lo que implicaba perder el estilo definido, sobre todo en el proceso de actualizaciones del mismo. Para ello, WordPress dio a luz el “Tema Hijo” o Child Theme permite importar los estilos del Tema Padre y añadir archivos para modificarlo de acuerdo a las necesidades de tu blog. En resumen, el Tema Hijo es el que te permite modificar tu blog sin alterar el estilo o formato del Tema Padre. Si lo llevamos a un entorno familiar es como que el hijo puede decir lo que sea porque el padre siempre tendrá la última palabra. Okey, quizá no es un buen ejemplo. Sigamos.

Cambiando de temas

Así como en la vida pasamos del tema de la globalización al del oso frontino, en WordPress puedes usar igualmente el tema que más te convenga. Para ello cuentas con varios tipos. Headway, por ejemplo, pertenece a la familia de los temas Drag and Drop (Arrastrar y soltar). Se dice que ofrece la interfaz más fácil y amigable al usuario. Te permite –sobre cuadrículas- crear bloques de contenido, incluyendo encabezados, menús, pies de página, barras laterales y la opción “bloque de código personalizado”, que ofrece la posibilidad de insertar texto plano, HTML y Java Script. Cuenta, además, con un amable “editor de diseño”. Eso sí, no es gratuito. Actualmente, su precio ronda los 59 dólares.

El tema moderno

Otro es Pagelines que está disponible en versión paga y gratuita. Te permite incorporar aplicaciones que le facilitarán la visita a tus seguidores, los cuales están disponibles en una “Tienda de complementos” (The Pagelines Store). Pagelines te permitirá, además, crear contenidos en WordPress basados en HTML5, la quinta versión del lenguaje de la web, o lo que es lo mismo, el lenguaje más moderno de la web, con nuevos elementos y atributos. La versión paga de Pagelines ronda los 97 dólares. Pero recuerda que existe también la gratuita.

El tema minimalista

El tema Thesis (Tesis) es apodado por algunos como el “minimalista”. Contiene: cabecera, contenido y menú lateral en fondo blanco. En Thesis, los Temas Hijo o Child Themes son llamados Skins (Pieles) y te permiten cambiar tus contenidos sin por ello impactar la posición de tu blog en los motores de búsqueda. Está comprobado también que el tema Thesis incrementa notablemente tu SEO, debido a su combinación de HTML(HyperText Markup Language, el lenguaje más básico de la programación web), PHP (Hypertext Pre-processor o Personal Home Page Tools, un lenguaje de programación diseñado para el desarrollo web de contenido dinámico que puede incorporarse directamente al lenguaje HTML) y CSS (Cascading Style Sheets u Hojas de Estilo en Cascada, que marcan la estructura de un documento que será mostrado en tu página). Se suma a la lista a la lista de opciones son Themify, escogido por muchos por sus estéticos formatos de presentación disponibles en www.themify.me

El tema funcional

En una conversación romántica los convencionales prefieren el ritual de la cena a la luz de la luna y la charla grata antes de ir al grano. Los más prácticos acortan caminos con un contundente: “¿Te quieres acostar conmigo?”. Antes de que creas que estás en el blog del test del amor lo que queremos indicarte es que nuestra recomendación es que seas contundente… Al escoger tu tema para WordPress. En ese sentido, tu mejor escogencia puede ser el WPBeginer, impulsado por Genesis framework by StudioPress. Más allá de ofrecerte un sinfín de opciones de formatos este tema trabaja en función de tus necesidades concretas. A diferencia del fácil Headway, con este, a pesar de su nombre, necesitas ciertas habilidades para el desarrollo de tus “temas niño”.

Lo bueno de ponerse temático

Todo tema en WordPress es respaldado por grandes comunidades de desarrolladores, esto hará que si comienzas a confundir el tema padre con el tema hijo no tengas que llamar a tu mamá sino que solicites ayuda a los expertos que seguramente te sacarán de dudas.

Con el tiempo, las herramientas de los temas te permiten una mayor capacidad de desarrollo y un notable incremento de velocidad de tu sitio web, cosa que te agradecerán tus usuarios. Sumado a eso, se incrementa tu SEO. Y las actualizaciones te permiten (a través de los temas “hijo”), mantener la apariencia de tu blog e incorporarle, al mismo tiempo, lo novedoso.

Lo no tan bueno…

Como en la vida real, tus primeros hijos pueden darte un trabajo enorme si eres primerizo. En este caso, nos referimos a los “temas hijo” de tu blog. Si no eres un programador con experiencia, puede tomarte algo de tiempo familiarizarte con los códigos y el lenguaje de las funciones “temáticas”. Algunos WordPress Theme Framework vienen con un montón de códigos innecesarios que pueden hacerte complejo el proceso de actualización. Y finalizando, como viste, no todos los costos de los Temas son accesibles (a pesar de que hay algunos gratuitos). Pero vele el lado ventajoso a esta desventaja: los expertos dicen que la inversión en los Temas en WordPress puede traerte beneficios a largo plazo. De manera que sé paciente y ponte temático.

WordPress: Variaciones sobre un mismo tema

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Eres Humano? *